Vive la Armonia con la Naturaleza

Blog de la Naturaleza Educativa Headline Animator

27/9/10

China debe solucionar otra crisis relacionada con el agua

A pesar de las inundaciones recientes, el norte del país sufre una falta crónica del recurso hídrico, por lo que las autoridades están recurriendo a planes ambiciosos para abastecer a la población. Alrededor de 500.000 personas serán desplazadas como resultado del Proyecto de Desviación de agua Sur-Norte, que apunta a redireccionar miles de millones de toneladas de agua desde las regiones centrales, sur y oeste de China, hacia Beijing y sus ciudades aledañas. El plan implica un movimiento interno muy importante que ya generó el apoyo y la desaprobación de gran parte de los habitantes.

Más de medio millón de personas se está reubicando a medida que China construye un nuevo y enorme sistema de agua y tres canales son construidos en la campiña del sur. Chen Xuefei, una anciana de 87 años que sufre de enfermedades del corazón, está a punto de someterse a una de las cosas más estresantes en la vida: una mudanza.

El gobierno chino la está forzando a ella y a sus vecinos del pueblo Dangang, en el centro del país, a abandonar sus hogares e instalarse en un nuevo lugar. Sus casas interfieren con un emprendimiento llevado adelante por las gigantes empresas de ingeniería de China, llamado Proyecto de Desviación de agua Sur-Norte.

Los aldeanos de Dangang cuentan con tan sólo un día para empacar sus pertenencias y abandonar sus hogares para que sean demolidos, lo cual trae como consecuencia rabia y lágrimas. Pero algunos creen que están sirviendo a su país al ser reubicados. "Nos estamos moviendo para el proyecto de desviación de agua, es por el bien de la nación", repite la anciana.

El agua es un bien de valor incalculable en las secas ciudades del norte de China. El exceso de población y la industria han dado lugar a que más de 400 ciudades chinas se quedasen sin agua. En un esfuerzo por calmar su sed, Beijing ya está tomando enormes cantidades del recurso de las provincias vecinas, pero ni siquiera eso resulta suficiente para mantener su rápido crecimiento y mantener su imagen como la capital del país.

Ahora, el objetivo de China es la transferencia de 12 trillones de galones de agua del río Yangtze por tuberías y canales artificiales hacia el norte árido, donde las capas freáticas han bajado durante años, en un proyecto que se estima costará 62 mil millones de dólares. Cuando los grifos estén encendidos en el 2014, tomarán ocho trillones de galones de agua al año desde el húmedo sur de China, para entregarlo al árido norte del país. La fecha límite para la totalidad del proyecto es 2050.

Los pueblos que se interponen en el camino de la ruta del agua son simplemente derribados, y sus residentes no tienen otra opción que mudarse. Pero los hay también que se resisten a los planes del gobierno. "Nosotros no nos iremos aunque nos fuercen. El Gobierno es el que está equivocado, no nosotros. No nos iremos, así nos condenen a muerte", afirman algunos. Pero en el fondo, no tienen otra opción.

La población de la aldea entera es colocada en autobuses, con sólo unas pocas pertenencias y un destino incierto. Mientras muchos están renunciando a su vida entera en pos del Proyecto de Desviación de agua Sur-Norte, el propio plan ya fue calificado como erróneo. Según Zhang Jiyao, el ministro encargado del proyecto de desvío, esto no va a resolver el problema de la escasez de agua, sino que sólo va a atenuarlo. "Incluso después de los 44,8 mil millones de metros cúbicos adicionales de abastecimiento de agua del Proyecto de desviación de agua del Sur al Norte, la falta en las zonas septentrionales de China todavía no estará completamente resuelta, esto sólo será un complemento a la escasez de agua en el corto plazo. Más importante aún, debemos depender del ahorro de agua", declara.

TODO EN POS DEL PROGRESO
Si bien el proyecto tiene por objeto el suministro de agua a Beijing y a otras 20 ciudades norteñas de rápido crecimiento, las zonas rurales del norte árido poco ganarán con el proyecto. Los críticos señalan que largas franjas de campo reseco en provincias propensas a la sequía, como Hebei, se mantendrán exactamente iguales.

Dai Qing, una activista del medio ambiente, expresa que el proyecto sólo puede dañar el frágil ecosistema de la zona, y generar más residuos. Ella cree que las ciudades necesitan aprender a ahorrar más, y que los recursos de agua deben ser distribuidos más uniformemente a través de China. "Las necesidades de agua no pueden ser satisfechas mediante la canalización de agua desde el Sur. Por otra parte, el Sur no tiene suficiente agua, y el agua del embalse Danjiangkou pasa a través de la parte norte de la provincia de Hubei, por las provincias de Henan y Hebei, que en sí mismas carecen de agua. ¿Cómo puede el agua pasar por allí y que la gente común no esté autorizada a usarla, mientras se ésta utilizando para regar los campos de golf en Pekín, cómo pueden hacer eso? "

Mientras tanto, la parte más cara y técnicamente difícil del proyecto del canal fue pospuesta después de que científicos cuestionaran su viabilidad. Con las pérdidas millonarias y humanas que dejaron las inundaciones todavía sobre la mesa, China debe solucionar otra crisis relacionada con el agua.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...